Make your own free website on Tripod.com
ECONOCIENCIA

TEORIAS DE LA TASA DE INTERES

Home
EL VELO DE LA ILUSIÓN
EL BIEN Y EL MAL
IMPACTO DEL COOPERATIVISMO EN LA SOCIEDAD DOMINICANA
COMENTARIOS SOBRE LA REENCARNACION
CUENTO: "EL DIA QUE PANCHO RECORDÓ SU NOMBRE"
CUENTO: "EL PRESIDENTE DEL CLUB"
DATOS CURRICULARES
ECONOMIA EN NOTAS (definiciones)
SERVICIOS DE CONSULTORIAS
EL MIEDO A LO DESCONOCIDO
TEORIAS DE LA TASA DE INTERES
QUE ES EL AHORRO
DECALOGO BANCARIO EN MATERIA DE PRESTAMOS
LAS NORMAS DE BASILEA Y LAS COOPERATIVAS DE AHORRO Y CREDITO.
¿Porqué Supervisar las Cooperativas de Ahorro y Crédito?
EL COOPERATIVISMO DOMINICANO.

Simeón Saint-hilaire Valerio

J. M. Keynes, considerado el padre de la macroeconomía moderna, dijo una vez que si los empresarios de Londres creían que cada acción económica, no tenía detrás un armazón teórico con explicación razonable, estaban totalmente equivocados.  Tal parece, si por esta afirmación nos guiamos, que la cúpula empresarial de Inglaterra, al igual que la de otros lares, despreciaba constantemente el conocimiento teórico, cuya explicación razonable permite a la ciencia, la construcción de su cuerpo de análisis para orientar las acciones diarias del movimiento económico y social de los hombres.   

Por lo que aquí concierne, nosotros no hemos recibido igual tratamiento en el desenvolvimiento profesional, pero iniciamos este trabajo con la certeza de que no siempre la teoría es recibida como lo que es: la orientación de la práctica.     

Para muchos, el interés  está  ligado al  concepto  del capital, el tiempo y el riesgo.  Puede decirse que es la compensación que el dueño del capital recibe de parte de quien usa los fondos. Esta compensación puede adoptar diversos nombres según la naturaleza  del bien capital:  Alquiler o renta, dividendo, flete e interés, este último aplicado a los capitales monetarios, etc.     

Sea cual fuera la forma de la compensación ella se convierte en el precio por el uso del  capital dinero, que aunque no es un término muy correcto aquí lo usamos  en el  sentido estrictamente monetario.     

En términos teórico el interés que recibe el dueño de los fondos que intervienen en el proceso productivo  ha sido objeto  de controversial  discusión por todos aquellos que de alguna manera hacen un esfuerzo por conducir los senderos de  la ciencia económica.     

Es evidente que en la explicación de este elemento del producto de una nación está en juego el deseo de encontrar  el origen económico de los pagos que retribuyen al capital en el tiempo de uso, por los agentes de la actividad, no sólo de aquellas áreas que transforman bienes, sino también del comercio.     

La el origen del interés  se plantea en función de las diversas teorías cuyo propósito no puede conseguirse sólo con la exposición  unilateral de  una de ellas, dado que la conceptualización de la realidad encierra una complejidad tal, que muy poco se puede lograr con la enunciación que sobre este aspecto  uno de los grandes modelos de economía en particular.

A este respecto trataremos de abarcar el mayor número de conceptos teóricos, con la advertencia de que muchos de ellos coinciden  en algunos enunciados:     

a)      La teoría del sacrificio sostiene  que la retribución al dinero, mediante un interés  es un premio a la posposición del consumo.     

b)      Los abanderados de la escasez sostienen que los valores cuya manifestación es escasa, su uso implica un precio que hay que pagar para disfrutar de lo que no se posee.     

c)      La teoría de la productividad  sostiene que el capital implica una aportación  productiva, por lo que debe participar del valor creado en la producción.     

d)      La teoría del riesgo señala, por su parte, que este interés es el premio que debe recibir el que arriesga su capital confiando en la parte que lo usará.  A este respecto nosotros agregamos, que este riesgo es directamente proporcional al monto de la retribución que recibe el dueño del capital, esto implica, que a mayor monto de interés ganado por el capital dinero, mayor será el riesgo que corren los capitales puestos en manos de los inversionistas.     

La teoría del interés como categoría dinámica, sostiene que el uso de los fondos prestados permite al empresario  llevar a cabo los planes de inversión.  Es claro pues, que en tales circunstancias el uso de los fondos ajenos debe participar de los beneficios que conlleva el incremento en la productividad de una actividad económica específica.    

Estas y otras teorías han ofrecido explicaciones variadas acerca de la procedencia del interés o precio del dinero.  Incluso hay teorías que relacionan esta retribución del capital con las circunstancias  que permiten al empresario explotar al trabajador, son los llamados seguidores del marxismo clásico, muy de moda en décadas pasadas.     

A todo este conjunto de  teorías sobre el interés hay que agregar dos visiones muy de moda en los últimos tiempos, las cuales en muchos casos dirigen las acciones de política monetaria de la mayor parte de los gobiernos en los tiempos actuales. Me refiero a la teoría de la Oferta y Demanda de Fondos, propia de la visión clásica y neoclásica  y la teoría de la preferencia por la liquidez propia de la visión Keynesiana.     

En cierta medida estas dos teorías descansan en muchos aspectos de los enumerados anteriormente,  solo que aquí forman parte de un cuerpo teorico de mayor alcance, estructurado en lo que podemos llamar un modelo de desarrollo económico con visión de largo plazo.     

Para la teoría de la oferta y demanda de fondos, el interés no será otra cosa que el precio que equilibra el comportamiento de las dos leyes del mercado capitalista.  En este pronunciamiento deja clara la referencia a la accion de las leyes de oferta y demanda siendo el precio como expresión monetaria del valor, el punto de intersección en que se cruza el que ofrece y el que demanda.

Naturalmente,  este precio (interés),solo puede explicar las fluctuaciones de estas dos instancias económicas,  sin que  pueda responder a la  esencia misma que expresa, es decir,  el valor. Para que este valor (y su expresión) pueda ser entendido hay que considerar al dinero como mercancía  producto del valor que crea el trabajo en el proceso de producción.  Esto convierte al interés en parte de los valores creados por el trabajo.   

Así mismo, La teoría de la oferta y demanda de fondos, a pesar de ser una de la más atacada es la más usada como trasfondo teórico de la política monetaria de los gobiernos  a través del Banco Central. Este organismo restringe o amplía la masa monetaria según sea la necesidad, para producir un efecto sobre el llamado precio del dinero que no  es otra cosa que la tasa de interés vista como instrumento de política macroeconómica. De esta manera, se espera orientar la inversión privada en la economía. 

El concepto de la preferencia por la liquidez, cuyo cuerpo teórico corresponde el economista inglés  J. M. Keynes, no es más que una oposición a la visión clásica de la oferta y la demanda del dinero.  Este economista  sostiene que los dueños de los capitales monetarios necesitan un incentivo para decidirse a renunciar a su liquidez monetaria. En el fondo la preferencia por la liquidez encierra un factor especulativo, que depende del nivel de la tasa de interés, lo cual no está muy lejos de la visión clásica en cuanto a la fluctuación de ese interés en función del comportamiento del la oferta y la demanda de dinero. El factor especulativo funciona cuando se prefiere hacer líquidos los bienes físicos para aprovechar la tasa de interés de los títulos valores de los mercados financieros.   

En la década de los años ’80, este factor fue aprovechado por una gran parte de tenedoes de bienes físicos ( terrenos y edificaciones),  que hicieron líquida estas inversiones para comprar títulos valores emitidos por los intermediarios del mercado financiero dominicano.  Como se puede observar, el análisis de las diversas teorías y conceptos sobre el interés que reciben los dueños de los capitales monetarios permite concluir que este simple juego de captación y colocación de recursos encierra una importante preocupación para la ciencia económica, y que no es como se pretende a veces, una simple operación financiera, sino más bien una importante variable con incidencia macro en el ajedrez  económico, no sólo de un país en particular, sino a nivel de las economías mundiales.