Make your own free website on Tripod.com
ECONOCIENCIA

DECALOGO BANCARIO EN MATERIA DE PRESTAMOS

Home
EL VELO DE LA ILUSIÓN
EL BIEN Y EL MAL
IMPACTO DEL COOPERATIVISMO EN LA SOCIEDAD DOMINICANA
COMENTARIOS SOBRE LA REENCARNACION
CUENTO: "EL DIA QUE PANCHO RECORDÓ SU NOMBRE"
DATOS CURRICULARES
ECONOMIA EN NOTAS (definiciones)
SERVICIOS DE CONSULTORIAS
EL MIEDO A LO DESCONOCIDO
TEORIAS DE LA TASA DE INTERES
QUE ES EL AHORRO
DECALOGO BANCARIO EN MATERIA DE PRESTAMOS
LAS NORMAS DE BASILEA Y LAS COOPERATIVAS DE AHORRO Y CREDITO.
¿Porqué Supervisar las Cooperativas de Ahorro y Crédito?
EL COOPERATIVISMO DOMINICANO.

SIMEON SAINT-HILAIRE VALERIO

 

Las instituciones financieras tienen un  conjunto de  principios y normas generales que la practica ha ido convirtiendo en una especie de principios, cuya observancia contribuye al buen funcionamiento de este tipo de negocio. En este artículo presentamos unos cuantos de estos principios como una contribucion al buen manejo de las operaciones financieras. 

1- Prestar es tanto un arte como una ciencia, que requiere tanto  de   rigor como de flexibilidad, pero la flexibilidad no implica que se dejen de ejecutar las acciones para recuperar los valores prestados, significa que se debe actuar con táctica, para no caer en el descrédito ante los clientes que usan los servicios

2- La continuidad del banco como servicio implica no prestar más de lo que puede y que lo prestado se recupere. Esta norma tiene destrá la liquidez que debe ser tomada en cuenta a la  hora de asignar recursos, pues la institución trabaja con dinero ajeno que puede ser reclamado en cualquier momento.

3- Los créditos se destinan a empresas que ganan dinero para  que sigan ganando dinero.  Esta es una gran verdad que no admite discusión pues el crédito debe ir a la empresa que puede demostrar que genera utilidades suficientes para cubrir el financiamiento. De esta norma se deriva el viejo proverbio: "Banquero es aquel que presta el dinero a quien no lo necesita"

4- Los clientes esperan un apoyo incondicional del banquero, que no es viable como norma de actuación comercial.  Es razonable suponer que el que toma prestado busca las mejores condiciones para pagar, esa es su lógica, sin embargo, el banquero no puede actuar con la lógica del cliente, dado que su negocio se debe no sólo a los que toman prestados, sino también a los que depositan, a los cuales hay que responder con rapidez,   seguridad y sin excusas.

5- No siempre la información del solicitante es veraz y completa; frecuentemente, está impregnada de un natural optimismo sobre su realidad financiera.  Ante esta situación el deber del que usa la información es tratar de desechar aquellos datos que no ofrecer lógica y buscar una forma de comprobar los que le interesan.

6- En caso de duda, no prestar, reza otro proverbio. Cuando no se tienen suficientes elementos de juicios para elaborar un reporte confiable y seguro, lo mejor es no continuar con el proceso y poner en claro los intereses ante el cliente.

7- Las operaciones especulativas no son financiables.  Aunque el negocio de un banco es prestar, no siempre esto se puede hacer con la lógica económica, es necesario que la entidad bancaria tenga control del destino del crédito

8- La mayoría de los créditos deben recuperarse sin ningún esfuerzo; de los créditos concedidos que luego presentan dificultades, una gran mayoría debe recuperarse sin pérdida y cuando haya que aceptar pérdidas del principal éstas deberían ser mínimas.

9- Es necesario ser conservadores y diversificar los riesgos.  Esto quiere decir que no se debe prestar a un cliente o sector económico una  cantidad tan grande que con un fracaso del cliente o sector, se ponga en peligro la estabilidad financiera del banco y con ella su existencia.

10- Ser profesionales, comprobar la seguridad de la operación y cumplimentar la documentación adecuada. No hay mucho que discutir sobre este razonamiento, ya que son tres verdades clarísimas sobre las cuales debe funcionar un negocio que requiere el mayor control habido y por haber.